Participa en Mundoregio

Arma tu presupuesto

Por Mundoregio.com
Un buen día, Joaquín y Ana decidieron casarse. Tomados de la mano, le comentaron a la familia sus planes de boda y todo parecía maravilloso. Pero con el pasar de los días, Joaquín y Ana se encontraron con que preparar una boda no era algo tan sencillo como ellos pensaban, semana tras semana aparecían detalles en la planeación de la misma que físicamente los iban cansando y emocionalmente los agotaba.

Muchas son las historias de los servicios que quedaron mal, los invitados de último momento, la música que falló, las fotografías mal tomadas, invitaciones con errores o salones que dejaron mucho que desear, aunque esto es probable que llegue a pasar, planear una boda y que salga perfecta, no necesariamente tiene que ser un calvario.

A la hora de empezar a planear la boda, es muy importante conocer el presupuesto del que se dispone. No se trata de tirar la casa por la ventana y que los novios inicien su vida de casados pagando las cuentas de la boda. En todo caso, ya sea que se tenga con anterioridad una cantidad destinada para la boda o que se vaya pagando poco a poco, establecer un presupuesto de antemano ayudará a controlar los gastos así como a definir prioridades.

¿Cómo hago el presupuesto?
Lo primero es saber cuanto estás dispuesto a gastar y divide esta cantidad al menos en cuatro áreas:

Ceremonia
Ajuar de los novios
Recepción
Servicios

Hay que tomar en cuenta que la recepción es el área a la que tendrás que destinar una mayor cantidad del presupuesto, seguido por el ajuar de los novios.

Recuerda que aunque tengamos una cantidad definida, muchas veces los imprevistos pueden aumentar los costos, por ello, el mejor aliado con el que cuentas es el tiempo para planear la boda: entre más pronto sea la fecha del evento es más probable que los salones, los servicios de banquete, fotógrafos y otros servicios no tengan la fecha disponible.

Otro de los factores que afectan directamente los costos de la boda es el número de invitados que asistirán, ya que ello define el número de platillos o el espacio que necesitas. Tu lista de invitados debe empezar con la familia y amigos, después compañeros de trabajo o socios, y a final los demás compromisos. Lo ideal es establecer un número determinado de invitados y tratar de respetar ese límite, sino esto no es posible, trata de manejar un número extra de invitados imprevistos, es decir, si en tu recepción planeas invitar 100 personas, deja 10 espacios libres para aquellos invitados de último minuto

Probablemente ya tengas una idea de lo que te gustaría en tu boda, pero escuchar sugerencias de la familia y amigos no tiene porque ser lucha campal por imponer los gustos de cada quien. Si tienes tiempo suficiente para planear tu boda, puedes dedicar una tarde a hacer una lista o pensar en el tema que quisieras que tuviera. Habla con tu pareja y lleguen a un acuerdo en lo que cada uno de ustedes han pensado para el evento. Informa a tu familia y mantenla al tanto de tus planes, recuerda que cada cabeza es un mundo, y probablemente se ofrecerán a ayudarte, y si piensas que esto será un ahorro de tiempo y dinero, piénsalo dos veces antes de dejarlo todo en manos ajenas, tal vez el centro de mesa que tu tía Ernestina quiere, sea todo lo opuesto a lo que tu tenías pensado. Sugiere lo que tienes en mente; platícalo e incluso planifica una cita para ver esos detalles con la famita y amigos que vayan a participar en la planeación.

Antes de contratar cualquier servicio, infórmate. Pagar un precio elevado por algún servicio no es garantía de calidad, así mismo, buscar la opción más económica no necesariamente es un ahorro. No está de más que consultes varios lugares y compares precios; esto te ayudará a que no se dispare el costo de la boda y a que se ajuste a tu presupuesto inicial.

Comentarios

Utilizando Disqus

Eventos y conciertos

Síguenos en Facebook