Participa en Mundoregio

Tu vestido de ensueño

Por Mundoregio.com
Si ya fijaste fecha para casarte, comienza una carrera contra el tiempo para preparar todos los pormenores del evento, y la búsqueda del vestido de novia ideal para ti es uno de los más importantes: Saber como luce la novia ese día, es una de las interrogantes que causan mayor expectación entre los invitados.

Tal vez, desde niña, ya tengas fija la idea de cómo será tu vestido de novia, o seguro ya viste en alguna película un vestido que piensas será perfecto para ti, pero aunque ya tengas claro que es lo que quieres, dale una oportunidad a estilos innovadores o que no hayas tomado en cuenta, así como también considera factores como el clima, el horario de la boda, el color del vestido, el costo del mismo o tu físico antes de decidirte por algún modelo en especial.

Ya sea que lo compres o lo mandes hacer, antes de ir a una casa de novias o con la costurera, es importante que veas revistas especializadas en vestidos nupciales. Recorta o separa los modelos que más te gusten, incluso, si del vestido sólo te enamora el escote o la cauda, lo importante aquí es que comiences a visualizarlo.

Las ventajas de comprarlo ya hecho, es que en el momento que vas a escoger tu vestido, tienes una referencia física de cómo se ve; aunque en la foto se vea perfecto, muchos detalles no se aprecian de la misma manera. Otra de las ventajas es que en esa primera cita, puedes probarte el vestido y darte una idea de cómo te verías, así mismo, se pueden hacer ajustes para que el vestido luzca perfecto en ti. La desventajas es que muchos de estos vestidos son elaborados en el extranjero, por lo que puede tardar en llegar algunos meses, por lo mismo, si decides cambiar algún adorno o detalle, es probable que no se pueda hacer, ya que los cambios que se realizan son por lo regular ajustes en cuanto a la talla de la novia.

Si por el contrario, decides mandar hacer tu vestido con un diseñador o con una modista, tienes la ventaja de hacerlo tan original como lo desees, el costo puede ser más barato o más caro que uno comprado, mucho depende de la tela o las aplicaciones que vaya a llevar, y el tiempo de entrega varía según el trabajo que tenga el modelo del vestido, entendiendo por trabajo, los bordados o aplicaciones que lo adornan. Una de las desventajas es que no podrás probarte varios modelos en ese momento para decidir entre ellos.

Lo que hace único a cada vestido, es que debe reflejar la personalidad de la novia. Aunque tu abuelita te herede su vestido de novia, si no te sientes cómoda con él, no podrás ocultarlo el día de la boda. También toma en cuenta tu complexión física, si eres alta o baja, delgada o llenita, con caderas o poco busto, seguro encontrarás algún estilo que te ayude a resaltar tus puntos fuertes y a ocultar aquellos que consideres débiles. Pero ojo, no hay vestido que haga magia y te cambie totalmente. Difícilmente te verás exactamente como la modelo de la revista, por lo que también es muy importante que elijas un estilo con el que te sientas a gusto, en las pruebas levanta los brazos, inclínate, camina un poco, toma asiento o gira con el vestido puesto, esto te dará una idea de que como te sentirás ese día o que tan pesado es.

El blanco es el color tradicional para los vestidos de novia, pero con el tiempo, ha dejado de ser la única opción. Hoy en día, a la hora de elegir el color, se toma en cuenta el tono de tez de la novia, por lo que ya es común ver diferentes gamas de blanco, tonos pastel, tonos marfil, champagne, incluso colores contrastantes como el rojo, el verde o el negro.

Cuando vayas a hacer la elección del vestido, pídele a una o dos amigas que te acompañen, sus puntos de vista te ayudarán a hacer tu elección, evita llevar mucha gente, ya que al contrario, demasiadas opiniones podrían terminar por confundirte. Pregunta siempre cuanto es el tiempo de entrega, de nada te sirve un vestido que no entreguen a tiempo. Cuando vayas a probarte el vestido, procura llevar los zapatos que usarás en la boda, o en caso de que aún no los tengas, lleva unos zapatos con un tacón semejante al que planeas usar. Esto ayudará a que le den el largo necesario al vestido y así, evitar arrastrarlo por el salón.

Una vez que decides cuál es el vestido, la elección del velo, los zapatos o el ramo se vuelve más fácil. De ser posible, pide un pedazo tela con el tono del vestido para evitar que te equivoques de tono al buscar los demás accesorios, aunque la mayoría de las casas de novias ya tienen los accesorios a la mano o los incluyen en la compra del vestido.

Así que, al momento de ir a buscar tu vestido, se recomienda que:

Lo visualices, recorta fotografías de modelos o detalles que te hayan gustado.
Pide a una o dos personas que te acompañen para que te aconsejen.
Deja que tu personalidad aflore en tu elección.
Si tienes dudas en cuanto al estilo que te favorece, pide al encargado que te oriente, así como los accesorios que hagan juego.
Pregunta el tiempo de entrega.
Lleva unos zapatos con la altura del tacón que usarás a la prueba.
Pregunta por las condiciones de pago y si hay penalización en caso de cancelación.
Cuando te pruebes algún vestido, checa que el lugar tenga bastantes espejos, para que puedas verlo más detenidamente.
Que el blanco no te limite, atrévete a explorar otras tonalidades.
Toma en cuenta los factores como el clima o el tema de la boda.

Comentarios

Utilizando Disqus

Eventos y conciertos

Síguenos en Facebook